¿Para qué se calibran las válvulas de una moto?

para que se calibran las valvulas de una moto

Índice

Si tienes una moto, seguramente sabes que las válvulas son unas piezas muy importantes que se encargan de regular el flujo de aire y combustible en el motor. Las válvulas se abren y cierran en el momento adecuado para permitir la entrada y salida de la mezcla que se quema en los cilindros y genera la potencia. ¿Para qué se calibran las válvulas de una moto? Sigue leyendo para saber más.

¿Para qué se calibran las válvulas de una moto?

Pero las válvulas no son eternas y con el uso y el paso del tiempo pueden sufrir desgaste o deformación. Esto afecta a la holgura o espacio que hay entre las válvulas y el árbol de levas, que es el mecanismo que las acciona. Si la holgura es demasiado grande o demasiado pequeña, el funcionamiento del motor se ve alterado y puede provocar problemas como pérdida de potencia, ruido excesivo, sobrecalentamiento o incluso daños graves en las piezas.

Por eso es necesario calibrar las válvulas de la moto cada cierto tiempo, siguiendo las recomendaciones del fabricante o del taller de servicio. La calibración consiste en ajustar la holgura de las válvulas para que sea la óptima según las especificaciones técnicas del motor. De esta forma se asegura una buena compresión, una correcta combustión y un rendimiento óptimo.

¿Cómo se calibran las válvulas de una moto?

Para calibrar las válvulas de una moto se necesita un juego de galgas o láminas metálicas de diferentes espesores que sirven para medir la holgura. También se necesita una herramienta especial para poder acceder a las pastillas o taqués que se colocan entre las válvulas y el árbol de levas y que sirven para ajustar la holgura.

El proceso de calibración varía según el tipo de motor y de válvulas, pero en general se sigue este procedimiento:

  • Se apaga la moto y se deja enfriar el motor, ya que la holgura varía según la temperatura.
  • Se quita la tapa o cubierta de las válvulas, que suele estar en la parte superior del motor.
  • Se quita la bujía y se gira el cigüeñal hasta poner el pistón en el punto muerto superior, que es cuando las válvulas están cerradas.
  • Se introduce una galga entre la válvula y el árbol de levas y se comprueba si entra con cierta resistencia o si queda suelta o atascada. La galga debe tener el grosor indicado por el fabricante para cada válvula.
  • Si la holgura es correcta, se pasa a la siguiente válvula. Si no lo es, se afloja la tuerca o tornillo que sujeta la pastilla y se cambia por otra de diferente grosor hasta conseguir la holgura adecuada.
  • Se repite el proceso con todas las válvulas del motor, siguiendo el orden de encendido.
  • Se vuelve a colocar la tapa o cubierta de las válvulas, la bujía y los demás elementos que se hayan quitado.

¿Cada cuánto se deben calibrar las válvulas de una moto?

No hay una respuesta única a esta pregunta, ya que depende del tipo de motor, del uso que se le dé a la moto y del desgaste que sufran las válvulas. Lo más recomendable es consultar el manual del propietario o del taller de servicio para saber cuál es el intervalo de mantenimiento sugerido por el fabricante.

En general, se suele aconsejar calibrar las válvulas cada 20.000 o 40.000 kilómetros, pero también hay que estar atento a los síntomas que pueden indicar una necesidad de calibración antes de tiempo, como:

  • Pérdida de potencia o rendimiento.
  • Dificultad para arrancar o mantener el ralentí.
  • Consumo excesivo de combustible.
  • Ruido anormal o golpeteo en la zona de la culata.
  • Sobrecalentamiento o humo del escape.

Si notas alguno de estos problemas, lo mejor es llevar la moto al taller y revisar el estado de las válvulas. Así evitarás averías mayores y prolongarás la vida útil de tu motor.

Calibrar las válvulas de una moto es una tarea de mantenimiento que se debe realizar periódicamente para asegurar el buen funcionamiento del motor. Se trata de ajustar la holgura o espacio que hay entre las válvulas y el árbol de levas, que influye en la compresión, la combustión y la potencia.

Para calibrar las válvulas se necesita un juego de galgas y una herramienta especial para cambiar las pastillas o taqués que regulan la holgura. El proceso varía según el tipo de motor y de válvulas, pero en general consiste en medir y ajustar la holgura de cada válvula siguiendo las especificaciones del fabricante.

La frecuencia de calibración depende del uso y el desgaste de las válvulas, pero se suele recomendar cada 20.000 o 40.000 kilómetros. También hay que estar atento a los síntomas que pueden indicar una holgura incorrecta, como pérdida de potencia, ruido excesivo o sobrecalentamiento.

Calibrar las válvulas de una moto es una forma de cuidar tu motor y evitar problemas mayores. Si no te sientes seguro de hacerlo tú mismo, lo mejor es acudir a un profesional que te garantice un trabajo bien hecho.

¿Dónde comprar una moto Honda para viajar en Guatemala?

Si estás en Guatemala y buscas comprar una motocicleta Honda para tus aventuras en carretera, Multialfasa es una excelente opción. Esta tienda de motocicletas Honda ofrece una amplia variedad de modelos y accesorios para adaptarse a tus necesidades de viaje. Visítalos en su ubicación en Jacapa o Izabal, o visita su sitio web para más información.

Con estas opciones, podrás encontrar la motocicleta Honda perfecta para tus próximas aventuras en carretera. ¡Prepárate para recorrer largas distancias con estilo y comodidad!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post recomendados